BULLYING

Esta semana el equipo de LARRAKOETXEA PSICÓLOGOS (centro de Amorebieta-Etxano) hemos debatido acerca del bullying y sus causas. ¿Son siempre los educandos los causantes? ¿Si es así, qué es lo que les lleva a comportarse así? ¿Dónde aprenden a comportarse así? ¿Tiene el modelado algo que ver en todo ésto?

Rotundamente SÍ. En la mayoría de los casos en los que hijos e hijas son víctimas de acoso escolar, los padres de la víctima NO hablan bien de la persona agresora NI de los padres de ésta. A veces debido a que estigmatizamos al agresor o agresora y todo aquello que le rodea y otras veces al revés; esto es: “justificamos” el comportamiento del menor debido a la situación familiar que tiene o que creemos que “sufre” en su entorno familiar.

Lo más triste es cuando estos menores proyectan entre sí la enemistad vivida durante toda la vida entre sus padres.

No es ciencia ficción cuando en la calle hemos oído expresiones como “pégale que yo no te voy a decir nada” o más común “si te pegan pégales”. Desde LARRAKOETXEA PSICÓLOGOS (gabinete situado en AMOREBIETA-ETXANO) queremos hacer un llamamiento a NO dar estos mensajes INCONGRUENTES a los menores: no debemos decirles que respondan con violencia y a la vez enseñarles que la violencia es mala. Son mensajes contradictorios. Y lo que va más allá; de nada sirve decir que NO deben utilizar cualquier tipo de violencia si luego los PADRES se comportan opuestamente a lo manifestado. Los menores retienen más las vivencias que los mensajes que se les da verbalmente.

CAUSAS FAMILIARES DEL ACOSO ESCOLAR

En el terreno familiar, el origen de la violencia en los chavales puede residir en la ausencia de un padre/madre o en la presencia de un padre/madre violento. Esa situación puede generar un comportamiento agresivo en los niños y llevarles a la violencia cuando sean adolescentes. Además de eso, las tensiones matrimoniales, la situación socioeconómica o la mala organización en el hogar, también pueden contribuir a que los niños tengan una conducta agresiva.

En resumen, las causas del bullying pueden residir en los modelos educativos que son un referente para los niños, en la ausencia de valores, de límites y de reglas de convivencia; en recibir castigos a través de la violencia o la intimidación y en aprender a resolver los problemas y las dificultades con la violencia.

Cuando un niño está expuesto constantemente a esas situaciones, acaba por registrar automáticamente todo en su memoria, pasando a exteriorizarlo cuando lo vea oportuno. Para el niño que practica el bullying, la violencia es sólo un instrumento de intimidación. Para él, su actuación es correcta y, por lo tanto, no se autocondena, lo que no quiere decir que no sufra por ello.

info@larrakoetxeapsicologos.com
www.larrakoetxeapsicologos.com

Write a comment:

*

Your email address will not be published.

2018 © Copyright - Larrakoetxea Psicologos by Euskonsulting

   630 86 75 34